Estufas que consumen poco

El claro ganador en la batalla de la eficiencia energética entre el gas y la electricidad, es el gas. Se tarda el triple en producir y entregar electricidad a la estufa eléctrica. De acuerdo con la Comisión de Energía, una estufa de gas tardará menos de la mitad de tiempo en encendarse (siempre y cuando tenga un encendido electrónico y no una luz piloto). La cifra final en tu factura anual de energía dependerá de la cantidad de tiempo que tienes encendida la estufa.

Estufas que consumen poco

Las estufas de gas también pueden ser el claro ganador cuando se trata de la facilidad de uso. Aunque las estufas eléctricas a veces se calientan más rápidamente que las de gas, los usuarios pueden controlar el nivel de calor más rápida y fácilmente con una estufa de gas girando la llama hacia arriba o hacia abajo. Los quemadores de la estufas eléctricas tienden a mantener el calor por más tiempo, así que si tocas una estufa eléctrica después de apagarla, puedes quemarte aunque ya esté apagada.

Las estufas de gas y las eléctricas pueden tener relativamente un precio similar, pero la eficiencia energética de la estufa de gas típica te hará ahorrar dinero a largo plazo.

Para entender por qué las estufas de gas te harán ahorrar dinero, primero necesitas saber cómo utilizan la energía las estufas de gas y las estufas eléctricas.

Cuando se utiliza una estufa de gas, el gas natural entra en la estufa desde el suministro principal de gas que llega a tu casa. Se lleva al quemador, donde se combina con el aire dentro de un tubo mezclador. Como esa mezcla de gas y aire se libera a través de agujeros en el quemador, se mezcla con incluso más aire. El sistema de encendido, enciende la mezcla de gas y aire, creando una llama azul. A medida que gira la perilla de control del quemador, permite controlar exactamente cuánto gas llega al quemador. Cuanto más alta sea temperatura, más gas se liberará.

Cómo se calientan las estufas de gas y las eléctricas

Las estufas de gas contienen uno de los dos tipos de sistemas de encendido: una luz piloto o un sistema de encendido electrónico. Un piloto es una llama azul constante que quema cerca del quemador. Una luz piloto utiliza mucho más gas que un sistema de encendido electrónico. Un sistema de encendido electrónico crea una chispa (oirás esto como un chasquido) sólo cuando se enciende el quemador.

Cuando se utiliza una estufa eléctrica, la electricidad corre por un cable dentro de las bobinas de la estufa. Las estufas tienen un serpentín interno que se encuentra debajo de la superficie del aparato. Cuando se gira el dial en la estufa, la electricidad fluye a la bobina y calienta el metal. Se puede decir que la electricidad fluye a la superficie cuando se vuelve de un color naranja brillante. Cuanto más se gira el dial, más electricidad fluye al quemador y más se calienta, pero el control no es tan preciso como lo es con una estufa de gas.

El ganador en la eficiencia

El claro ganador en la batalla de la eficiencia energética entre el gas y la electricidad, es el gas. Tarda unas tres veces más en producir y entregar electricidad a la estufa. A una estufa de gas le costará menos de la mitad de tiempo en encenderse (siempre y cuando tenga un encendido electrónico y no una luz piloto).

Estufas de bajo consumo

Otros consejos para invierno

Además de comprar una estufa que consuma poco, hay otros factores que deberías tener en cuenta si quieres ahorrar este invierno. Para mantener nuestro hogar caliente, es importantísimo que la casa esté bien aislada del frío. Para ello es necesario que tanto las ventanas como las puertas cierren correctamente. Si los cristales de tus ventanas no tienen doble cristal, deberías cambiártelos. Si no es posible, recuerda cerrar las persianas al máximo y correr las cortinas cuando el sol haya desaparecido. De esta forma, la luz del sol calentará tu hogar durante el día y las persianas y cortinas te ayudarán (en cierta medida) a evitar que el calor de la calefacción se escape por el cristal simple.

Antes de comprar una estufa para tu hogar, recuerda que debes tener claro los metros cuadrados que debes calentar. Si compras una estufa por debajo de tus necesidades, gastarás energía y aún así, seguirás pasando frío.

También puedes considerar la compra de otro tipo de estufas como las que te comentamos a continuación:

  • Estufas de parafina: Las estufas de parafina son una alternativa a las estufas de gas y eléctricas, ya que aunque son más caras, también tienen la capacidad de calentar más metros.
  • Estufas de pellets: Las estufas de pellets son muy innovadoras y más costosas, pero también tienen la capacidad de calentar grandes espacios. Es posible que prefieras invertir en sólo una estufa de pellets que en varias de gas o eléctricas.
  • Estufas de leña: Las estufas de leña son una opción clásica, son más caras que las estufas de gas o electricidad. Tienen un amplio abanico de precios y características y además tienen la capacidad de calentar grandes espacios.