Estufas de leña de doble combustión

Las estufas de leña de doble combustión son aquellas que constan de dos cámaras de combustión. En la primera se quema la madera de forma normal y en la segunda, gracias a la entrada de aire, se queman los gases nocivos producidos en la primera cámara. El aire resultante de la primera quema de combustible, en este caso, leña, se recircula a una segunda cámara dónde se vuelve a quemar, destruyendo así los gases nocivos.

Estufas de leña de doble combustión

La segunda cámara de combustión funciona como el catalizador de los tubos de escape en los coches, coge las partículas nocivas de la primera combustión y las cuela y las limpia en la segunda cámara. Después, como en el resto de estufas, el humo es expulsado al exterior a través del tiro de la chimenea.

Para conseguir un buen funcionamiento de estas estufas es vital llevar a cabo una correcta instalación. En muchas ocasiones será necesario un doble conducto. Además, el propietario debe utilizar el combustible adecuado, es decir, leña y/o pellets.

Si estas estufas se instalan en el piso inferior de una casa, pueden tener la capacidad de hasta calentar los pisos superiores. Es cierto que se deben tomar ciertas medidas de seguridad cuando se utiliza una estufa de este tipo. Cuando está en funcionamiento, debes tener la precaución siempre de no sobrecargar de leña la primera cámara de combustión. Si lo hicieras, podrías cerrar completamente la entrada de aire, lo que se traduciría en la formación de un humo inivisible. Nunca se debe dejar abierta la compuerta de la estufa durante largos periodos de tiempo, simplemente debe abrirse para recargar el combustible.

Si eres propietario de una estufa de leña de doble combustión, debes tener en cuenta que es recomendable limpiar el conducto de expulsión de gases o tiro de chimenea al menos una vez al año, la cámara de combustión dónde se acumula la ceniza de forma diaria y el vidrio de la compuerta si se mancha durante la quema. Las estufas siempre deben limpiarse cuando están frías.

Los rendimientos obtenidos en las estufas de leña de doble cámara son del 85% y en las estufas de pellets de doble cámara son del 90%. Suelen ser más caras que las de cámara simple, pero son más efectivas ya que el mismo combustible lo queman dos veces y son más amigables con el medio ambiente ya que la segunda cámara quema los gases nocivos.

Este tipo de estufas son de 6 a 8 veces más efectivas que los modelos abiertos en lo que se refiere a calor y además son más seguras. Gastan menos leña o pellets para producir la misma cantidad de calor, ya que el combustible lo queman dos veces, la primera vez en la primera cámara y los gases producto de la primera quema en la segunda cámara. Por lo que, aunque sean más caras en el momento de la compra, ahorrarás dinero en el gasto de combustible. Esta estufa es fácilmente amortizable si la utilizas como forma de calefección en tu hogar.

Cómo funciona una estufa de doble combustión

Estas estufas de leña calefaccionan por radiación, convención y en menor medida por conducción. Las chimeneas normales producen calor por radiación de las llamas o brasas, pero parte de este calor se pierde por el tiro de la chimenea. Puedes elegir varias potencias, lo importante es adecuar tu elección a la estancia que quieras calentar.

Estas estufas pueden calentar viviendas (abiertas) o habitaciones desde 50 a 180 metros cuadrados, dependiendo tus necesidades, podrás escoger desde modelos con un valor calórico de 5000 kcal/hr a modelos de 12.000 kcal/hr. Para obtener un calor adecuado, deberás tener en cuenta los metros a calentar y comprar una estufa con una potencia determinada en consecuencia.

Las estufas de doble combustión producen de 14 a 20 veces menos contaminantes que las estufas abiertas o de cámara simple. Las estufas de leña producen anhídrido carbónico y emiten de 30 a 120 gramos de partículas por hora. Las estufas de doble cámara, al destruir los gases y partículas nocivos en la segunda combustión dan como resultado de 2 a 9 gramos de estas partículas a la hora. Es decir, son mucho más saludables para nuestro organismo.