Estufas de leña baratas

Cuando vayas a comprar una estufa de leña necesitarás dos fuentes principales de información para ayudarte a tomar una decisión. En primer lugar las especificaciones de rendimiento del fabricante y en segundo lugar, los consejos de los diferentes distribuidores de estufas de leña.

Estufas de leña baratas

Hablando de los distribuidores, se podría pensar que van a querer venderte la más cara para sacar una mayor comisión por la venta, y hay algo de verdad en eso, por supuesto, pero la realidad es más compleja.

Un distribuidor con experiencia quiere que seas tan feliz con tu compra que hables a tus amigos de la gran compra que has hecho para que ellos vayan a comprar también. Eso significa que el buen vendedor hará todo lo posible para cumplir con tus objetivos con una estufa correcta porque no querrá que vuelvas quejándote de que la estufa es grande, demasiado pequeña, o que es simplemente inadecuada. Un buen vendedor puede ser tu recurso más valioso en el momento de escoger una buena estufa.

Material de la estufa de leña

Las dos principales opciones de material son de hierro fundido o de acero soldado. No hay mucha diferencia de rendimiento de calefacción entre ellos por lo que la decisión tiene que ser en referencia a la estética y al precio. Sus elegantes curvas y relieves artísticos hacen que las estufas leña hierro fundido se vean agradables a la vista, más bien como muebles finos y elegantes que como la calefacción del hogar. Tendrás que pagar un precio más alto por ellas, además deberás revisarlas cada pocos años para sellar las juntas entre los paneles de manera para evitar las fugas de aire, ya que esto permitiría que el fuego quemase fuera de control. Las estufas de acero soldadas son más simples, pero son más baratas.

En términos de durabilidad, no hay mucha diferencia actualmente. En el pasado, las estufas de hierro fundido tenían una ventaja, ya que cualquier parte estropeada por el estrés por calor podía ser reemplazada. Pero actualmente, después de haber aprendido la lección, los fabricantes de estufas de acero de buena reputación han diseñado sus productos para que las partes internas altamente estresadas sean reemplazables. Esta es un área a tener en cuenta al hacer la compra. A veces las estufas baratas no están diseñadas para muchos inviernos de uso continuo, y pueden estropearse piezas que no pueden ser remplazadas, por lo que es conveniente solicitar al vendedor que te muestre qué partes son reemplazables.

Las estufas premium están construidas con paneles de esteatita en sus lados, parte trasera y parte superior. Los fabricantes de estufas de esteatita afirman que mantienen el calor durante muchas horas. Hay algo de verdad en esto, por supuesto, pero estas estufas también son lentas calentando las estancias, por lo que no son baratas de mantener. Aproximadamente el mismo efecto puede ser creado recubriendo las paredes de piedra o ladrillo.

El hecho de que una estufa se construya a partir de esteatita no es necesariamente una buena razón para comprarla, a menos que también tenga otras características.

Tecnología de combustión

El debate sobre la combustión catalítica frente a la no catalítica se ha prolongado durante más de veinte años. Ambos enfoques han demostrado su eficacia, pero hay diferencias de rendimiento. La combustión catalítica, en la que se pasan los gases de escape de humo a través de un panal de cerámica catalizador recubierto y enterrado profundamente dentro de la estufa, donde se encienden y se queman, puede producir una salida de calor constante de largo.

Todas las estufas catalíticas tienen una compuerta de catalizador de palanca que se abre para el arranque y la carga y esto, combinado con la necesidad de la estufa para quemar antes de que el catalizador esté activado, tiende a hacer que el funcionamiento de estas estufas un poco más complicado.

El elemento catalizador se degrada con el tiempo y debe reemplazarse, pero su durabilidad depende en gran parte del usuario. Con un uso cuidadoso, el catalizador puede durar más de seis temporadas, pero si se utilizan otros combustibles inapropiados y el mantenimiento es inexistente, el catalizador puede fallar en tan sólo dos años.

Como su nombre lo indica, la combustión no catalítica no utiliza un catalizador, pero en su lugar crea un buen ambiente para la correcta combustión en la cámara de combustión. Tres características clave crean este medio ambiente: aislamiento de la cámara de combustión, un deflector para desviar el flujo de gas y aire de combustión precalentado introducido a través de pequeños agujeros alrededor de la parte superior de la cámara de combustión.

Las buenas condiciones para la combustión incluyen altas temperaturas, por lo que el deflector y algunas otras partes internas necesitan un reemplazo de vez en cuando a medida que se deterioran con el calor.

Estufas a leña económicas

Al parecer, el mercado se está decantando por las estufas de leña no catalíticas ya que algunos fabricantes tradicionales se han desviado a esa dirección, pero aún así, algunas de las estufas de leña de alta gama más populares continuan utilizando la combustión catalítica. Ambas opciones tienen sus ventajas y limitaciones, así como las legiones de fieles usuarios que juran que su estufa (catalítica o no catalítica) es mucho mejor que las otras. Y ambos queman hasta un 90 por ciento más limpiamente que las estufas convencionales.

Si tu objetivo es ahorrar dinero en calefección es importante escoger una estufa adecuada a la estancia que quieras calentar, de nada te servirá comprar una estufa de menos potencia (y más barata) si la habitación a calentar es más grande de lo que la estufa puede cubrir. Si lo haces, gastarás mucho más combustible y aún así, pasarás frío. Finalmente te verás en la tesitura de comprar otro aparato para cubrir los metros a calentar, por lo que te gastarás incluso más dinero que si hubieras escogido una estufa adecuada.