Estufas finlandesas

Las estufas finlandesas también conocidas como estufas a contracorriente son un tipo de estufa de inercia que destacan debido a su durabilidad, confort y rendimiento.

Estufas finlandesas

Esta estufa consta de una doble cámara de combustión dónde el humo resultante de la primera combustión se quema otra vez. Esto hace que las estufas finlandesas sean una opción más amigable con el medio ambiente, ya que en esta segunda combustión se queman los gases y residuos nocivos producto de la combustión simple.

En la segunda cámara se pueden alcanzar entre 900 y 1000 grados y además, puede utilizarse como horno para cocinar. El aire caliente es expulsado de la segunda cámara a través de dos tubos laterales en contra el movimiento del aire exterior frío, y por ese motivo, recibe el nombre de estufa a contracorriente.

Estas estufas suelen ser muy pesadas, unas 4 o 5 toneladas. Son muy eficientes, ya que su rendimiento para un kilo de leña está por encima del 90%. Es un tipo de calefacción limpia ya que expulsa muy pocos residuos tóxicos gracias a la doble cámara de combustión. Están diseñadas para dar calor durante 24 horas con tan sólo 15 kg de leña seca. Por lo que están diseñadas para calentar casas enteras de 125 a 150 metros cuadrados con muy poco combustible.

Las estufas de mampostería funcionan de forma más eficiente que las estufas de leña o carbón, ya que al quemar el combustible almacenan el calor en los ladrillos como si fueran un disipador térmico o una masa de mampostería, liberándolo lentamente y proporcionando un calor continuo durante 24 horas. Esto hace de estas estufas una alternativa económica energéticamente hablando y ecológica, ya que liberan menos gases nocivos y utilizan menos combustibles para obtener la misma cantidad de calor.

Las estufas finlandesas no son baratas, su precio puede oscilar entre los 2.000 y los 4.000 €, debido a la calidad de los materiales que se necesitan, ya que deben aguantar muy altas temperaturas y a la dificultad de montaje. Para el núcleo de la estufa se necesitan ladrillos refractarios, ya que están preparados específicamente para resistir altas temperaturas. Las estufas finaldesas son caras, sin embargo una vez instaladas, proporcionan una gran cantidad de calor por un módico precio, así que te permiten amortizarlas en poco tiempo.

El tamaño de la estufa finlandesa dependerá de los metros cuadrados que quieras calentar. Una estufa más grande y por lo tanto, más potente será más cara, ya que se deberán utilizar más materiales especiales y de calidad para construirla.

Ventajas de las estufas finlandesas

Las estufas finlandesas tienen muchas ventajas como habrás podido comprobar y te las comentamos a continuación:

  • Son amigables con el medio ambiente, ya que no producen casi gases nocivos gracias a su doble cámara de combustión y al poco combustible que utilizan.
  • No necesitan mucho combustible para funcionar durante 24 horas y mantener tu hogar caliente todo el día.
  • En algunas puedes utilizar la segunda cámara de combustión como horno para cocinar.
  • Pueden calentar grandes estancias con poco combustible.
  • Su rendimiento energético está por encima del 90%.

Desventajas de las estufas finlandesas

  • Son muy pesadas, suelen pesar entre 4 y 5 toneladas.
  • Son complicadas de construir.
  • Son caras debido a la calidad de los materiales utilizados, ya que deben aguantar altas temperaturas y a la dificultad de construcción.