Estufas catalíticas

La conversión catalítica es el proceso de descomposición de moléculas complejas, acelerando las reacciones químicas. Mientras que la catálisis tiene una variedad de propósitos, su uso mecánico típico viene en forma de un convertidor catalítico, que se utiliza en estufas, calefactores y coches para minimizar la salida de sustancias tóxicas.

Estufas catalíticas

Elemento de calefacción

Las estufas catalíticas típicas implican unos pocos componentes primarios, al ser una superficie de calefacción más integral. En la mayoría de los calentadores catalíticos, hay una placa delgada de platino que es el componente activo para acelerar la reacción química. Esta placa de platino se calienta eléctricamente a más de 150 grados C. Esta superficie, cuando se calienta de manera uniforme, reacciona produciendo más energía en forma de calor.

Dispersión de gas

El gas propano se libera una vez que se alcanza una temperatura umbral. El conmutador que hay dentro del sistema detecta cuando la superficie de platino se ha calentado de manera uniforme y, a continuación, permite la dispersión del gas. Al mismo tiempo, el aire que viene desde fuera del convertidor catalítico también se difunde a través de la superficie del calentador para mezclarse con el gas propano.

Calor sin llama

El gas propano se descompone rápidamente en la superficie de la almohadilla de platino calentada. El subproducto principal de esta reacción química es la energía térmica adicional, produciendo temperaturas entre 200 y 500 grados. Esto hace que el calentador catalítico sea una opción ideal para calentar áreas pequeñas de manera eficiente. Debido a que el calor es el producto de una reacción química, no existe ningún elemento mecánico que no sea el calor de cebado.

Subproductos

Los calentadores catalíticos producen un número de subproductos menores que requieren ventilación. Aunque se produzcan una variedad de productos químicos por calentar el propano, la conversión catalítica lo descompone en dióxido de carbono, la forma más simple estándar. Rara vez se produce monóxido de carbono. Sin embargo, cuando la superficie de platino ha sido contaminada o se ha calentado de forma desigual, el desarrollo de monóxido de carbono es posible.

¿Cuál es la diferencia entre una estufa de leña catalítica y no catalítica?

La agencia de protección ambiental (EPA) regula la cantidad de partículas que las estufas de leña pueden liberar. En el material particulado, como las partículas de ceniza, se encuentran los restos de carbón de leña, que fluyen de las chimeneas de piedra junto con el humo. Para cumplir con las regulaciones de la EPA, los fabricantes de estufas de leña instalaron unos dispositivos en sus estufas que reducían las emisiones de materiales particulados. Las estufas de leña pueden utilizar dispositivos catalíticos o no catalíticos para este propósito.

Las estufas de leña catalíticas son las variedades más tradicionales para reducir las partículas contaminantes de la leña. Los fabricantes originalmente las crearon mediante la instalación de convertidores catalíticos en las estufas de leña existentes, lo cual era una forma sencilla de cumplir con los estándares de la EPA, sin tener que modificar el diseño o fabricación drásticamente. Los convertidores catalíticos se componen de materiales especializados que absorben el calor de los fuegos de la estufa de leña hasta que brillan al rojo vivo. Los convertidores ayudan a capturar partículas de la materia incendiaria, mientras que aún están dentro de las estufas de leña. Las estufas de leña no catalíticas, en comparación, utilizan chorros de aire directamente sobre la materia particulada en llamas para la combustión, mientras que alimentan de forma simultánea las llamas con oxígeno.

Eficiencia

Una estufa de leña catalítica normalmente gastará un 10 por ciento menos de energía que una estufa no catalítica del mismo tamaño. Esto se debe a que los convertidores catalíticos pueden sostener e irradiar su propio calor, separar el calor de las llamas, lo que reduce la cantidad de leña que estas estufas requieren. En contraste, las estufas de leña no catalítica requieren más combustible para producir la misma cantidad de calor, ya que sus sistemas de aire inyectado causan llamas para quemar más fuertemente y los troncos queman de forma más rápida.

Estufas catalíticas de gas y leña

Activación

A diferencia de las estufas no catalíticas, las estufas de leña catalíticas no comienzan quemando las partículas hasta que alcanzan un umbral de temperatura en particular. Los catalizadores de la mayoría de las estufas requieren temperaturas de 200 a 230 grados Celsius antes de activarse. Cuando se activan, sin embargo, algunos convertidores pueden mantener temperaturas de hasta 900 grados Celsius. En contraste, las estufas de leña no catalíticas no requieren periodo de activación. Su tecnología en la reducción de partículas empieza a funcionar tan pronto como sus fuegos comienzan a quemar.

Mantenimiento

Mientras que las estufas de leña catalíticas generalmente son más eficientes que sus contrapartes no catalíticas, también requieren más mantenimiento. De acuerdo con los deshollinadores profesionales, en una estufa de leña catalítica, normalmente se debe reemplazar el convertidor catalítico de cada tres a seis años. La duración exacta que un convertidor puede durar, sin embargo, dependerá de la frecuencia con la que se utilice la estufa de leña.

Consejos

Si estás planeando utilizar una estufa de leña como una característica estética sólo por períodos cortos, una estufa no catalítica probablemente será una mejor opción, ya que no representa problemas y se activa de inmediato. Por el contrario, si te planeas usar una estufa de leña como fuente de calor, ya sea primaria o suplementaria, la estufa catalítica más eficiente será la mejor opción.

Intoxicación por monóxido de carbono

La acumulación de monóxido de carbono en tu hogar, puede acarrear problemas graves para la salud e incluso, en algunos casos, la muerte. Por ese motivo es importante estar informado de cómo prevenirlos y de los posibles síntomas, además de escoger un modelo de estufa de butano con sistema de seguridad.

La intoxicación por monóxido de carbono puede provocar daños cardiovasculares y neurológicos graves e incluso la muerte. El monóxido de carbono es un gas tóxico, inoloro (inodoro) e incoloro que se produce por una combustión incompleta de los hidrocarburos.

Elementos que pueden provocar monóxido de carbono (CO)

Los elementos que pueden provocar monóxido de carbono son:

  • Cualquier cosa que queme carbón, gasolina, queroseno, petróleo, propano o madera.
  • Motores de automóvil.
  • Estufas.
  • Calentadores de agua de gas.
  • Parrillas de carbón de leña.
  • Sistemas de calefacción.
  • Calentadores portátiles de propano.

Todos estos elementos en situaciones de funcionamiento subóptimas o en espacios mal ventilados pueden provocar graves daños de salud o incluso la muerte.

Síntomas de intoxicación por monóxido de carbono (CO)

Los síntomas más comunes de intoxicación por CO son:

  • Dolor de cabeza.
  • Mareos.
  • Debilidad.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Dolor en el pecho.
  • Confusión.
  • Desmayo o pérdida del conocimiento.
  • Convulsiones.
  • Estado de coma.
  • Piel de color rosado intenso.

Qué hacer a los primeros síntomas de intoxicacion por monóxido de carbono (CO)

A la primera sospecha de que puedes estar siendo víctima de una intoxicación por CO, debes:

  • Apagar la fuente de combustión.
  • Abrir puertas y ventanas.
  • Salir a un espacio dónde se pueda respirar aire fresco.
  • Llamar a los servicios de urgencias médicas.

Cómo prevenir una intoxicación por monóxido de carbono (CO)

Para poder prevenir una intoxicación por CO, debes:

  • Tener en cuenta que la llama de los artefactos de gas tiene que ser azul. Si la llama es amarilla, es un indicador de mala combustión.
  • Revisar anualmente los aparatos de gas por un experto.
  • En ambientes cerrados sólo instalar aparatos con salida al exterior.
  • No utilizar braseros en las habitaciones, ya que tienen tendencia a la mala combustión.
  • Ventilar toda la casa una vez al día.