Estufa casera con macetas y velas

Fabrica tu propia estufa casera low-cost y calienta tu habitación por 30 céntimos al día. Con esta estufa podrás aumentar la temperatura de tu estancia 2 grados a la hora.

Estufa casera con macetas y velas

Los materiales para fabricar esta estufa casera son baratos y de uso común, es posible que ya los tengas es casa. En el caso que los tengas que comprar, los amortizarás a los pocos usos, ya que tu inversión no superará los 12 €. Lo único que debes tener siempre a mano son velas. Un paquete de 100 velas de té cuestan menos de 4 € (0,04€/ud), por lo que el uso de esta estufa casera es muy económico.

Materiales

Para hacer esta estufa necesitarás:

Las macetas de barro son ideales para acumular la temperatura y así calentar la habitación. Es necesario que las macetas sean de diferentes tamaños que una pueda insertarse dentro de la otra. La bandeja para colocar las velas debe resistir el calor al que estará sometida, en este caso utilizamos un plato de barro, pero también puedes utilizar una bandeja metálica. Si en casa ya dispones de alguno de estos elementos, puedes utilizarlos sin problema, no sufrirán ningún tipo de daño.

Instalación

La instalación es muy sencilla. No tendrás ningún problema siguiendo estos pasos:

  • Se colocan las 4 velas encendidas en el plato de barro.
  • Colocamos la rejilla con patas del grill del microondas o cualquier otra rejilla similar (no hace falta que tenga patas, solo que sea un poco más grande que el plato y que pueda apoyarse en él.
  • Se cubren las velas con la rejilla con la maceta pequeña. Si ésta tiene un agujero en su base, debes taparlo. En caso contrario el calor, que es menos denso que el aire, se escaparía por la apertura superior, y lo que queremos es que salga por debajo. Puedes tapar el agujero con una simple moneda o con otro objeto que pueda resistir el calor. Es esencial que las velas tengan una entrada de oxígeno para seguir funcionando, si no hay una pequeña apertura el calor quedaría bloqueado y la falta de oxígeno apagaría las velas.
  • Colocamos la maceta mediana apoyada sobre la rejilla.
  • Colocamos la arandela ancha sobre el agujero de la maceta mediana. Ésta debe tener el ancho necesario para que la maceta grande pueda descansar encima de la maceta mediana sin bloquear el flujo de oxígeno a las velas.
  • Encajamos la maceta grande, cubriendo la maceta mediana y haciendo coincidir el agujero de la arandela con el agujero de la base de la maceta. Esta vez, sí que dejamos el agujero de la maceta libre para que pueda expulsar el calor a la habitación.
Cómo hacer una estufa casera económica

En una habitación cerrada de 20 m2, durante la primera hora de funcionamiento, las velas comienzan a calentar la loza y podemos notar un aumento de la temperatura de 2 grados. Durante la segunda hora, las macetas que ya están calientes, expulsan aún más calor. En la habitación, la temperatura sube unos dos grados más. De hecho, los resultados comienzan a notarse realmente a partir de las 4 horas. Si necesitas cambiar las velas de tu estufa, utiliza guantes resistentes al calor, ya que las macetas alcanzan temperaturas muy elevadas. La progresión del aumento de la temperatura de una habitación pequeña con este tipo de estufa es lenta para lo que estamos acostumbrados, pero funciona si le dejas el tiempo suficiente. La estufa funciona despacio, pero es una alternativa perfectamente aceptable cuando no se dispone de calefacción o como ayuda extra si dispones de calefacción, pero no quieres pagar tanto este invierno. Poner la calefacción todo el día puede ser realmente costoso.

Si la utilizas con previsión, funciona. Puedes poner en marcha tu estufa casera un par de horas con la finalidad de caldear la estancia dónde vayas a estar. Recuerda que las velas necesitan oxígeno para funcionar, el oxígeno consumido se convierte en dióxido de carbono, un hecho no es peligroso para la salud en pequeñas cantidades como en este caso, pero debe tenerse en cuenta y ventilar correctamente la estancia después de su uso. El fuego de las velas tampoco es peligroso ya que queda contenido en la bandeja o plato. Al alcanzar altas temperaturas, se recomienda poner un protector debajo del plato o bandeja para proteger del calor el mueble o la mesa dónde apoyas la estufa.

En lugar de 4 velas, puedes utilizar 8 o más, las que te quepan en la bandeja y dentro de la maceta pequeña. Contra más velas utilices, más rápido se calentarán las macetas y antes se notarán los resultados.

Esta idea original es de Dylan Winter, un periodista y marinero aficionado que en 2012 subió un vídeo a su canal de Youtube en el que explicaba cómo calentar una habitación con 8 velas y un par de macetas. Aunque parezca increíble, funciona. El "método Winter" (denominado así por el propio creador) está inspirado en las estufas que se utilizaban en la Segunda Guerra Mundial en los refugios antiaéreos del Reino Unido.