Estufas caseras

Si eres una persona que tomas riesgos, tienes tiempo libre y crees en ti, puedes hacer una estufa casera. Es realmente una actividad divertida y atractiva y que sin duda te hará sentir bien. A continuación te vamos a mostrar varios tipos de estufas caseras para calentar tu casa este invierno:

Estufas caseras

Estufa casera con velas y una maceta

Esta idea original es de Dylan Winter, un periodista que en 2012 subió un vídeo a su canal de Youtube en el que explicaba cómo calentar una habitación con 8 velas y un par de macetas. Aunque parezca increíble, funciona. Para hacer esta estufa necesitarás:

Debes colocar 4 velas en la bandeja y encenderlas, cubrir las velas con la maceta pequeña. Después tienes que cubrir la maceta pequeña con una grande. Ambas macetas deben tener un agujero en el fondo. Las macetas tienen que ser de barro o cerámica, ya que son materiales que absorben muy bien el calor y no hay riesgo de que se puedan llegar a romperse por las altas temperaturas.

El aire caliente que desprenden las velas, se concentra en el interior de la maceta pequeña. De esta forma se calienta y alcanza una alta temperatura. Todo ese calor, se concentra también en la maceta más grande gracias al agujero de la maceta pequeña. De la misma forma, gracias al agujero de la maceta grande, se reparte a toda la habitación.

Si quieres manipular las macetas con las velas encendidas o recién apagadas, recuerda utilizar unos guantes de protección, ya que ambas habrán alcanzado altas temperaturas y pueden quemar tu piel.

Estufas similares se hacían servir en la Segunda Guerra Mundial en el Reino Unido. Para calentar una habitación durante todo el día, simplemente necesitarás utilizar 4 velas por la mañana y 4 velas por la tarde. Además del gasto que tengas con las macetas y la bandeja, calentar una habitación durante todo el día te saldrá por unos 30 céntimos. Simplemente tienes que contar cuánto te cuestan 8 velas de té. Un paquete de 100 velas de este tipo puede costarte menos de 4 €.

Estufa casera con chatarra

Cuando se trata de hacer una estufa efectiva y muy simple, no hay ninguna otra opción que pueda vencer a las estufas artesanales. Puedes elaborar tu propia estufa por tan sólo 14 €. Lo que necesitas:

  • Pintura especial para pintar la estufa.
  • Electrodos para soldar.
  • Disco para la amoladora.

Además, es necesario un cilindro de gas antiguo, asegúrate de que no tiene aire en su interior. También, deberás hacer dos agujeros en el cilindro de manera que por lo menos durante una semana puedas limpiarlo simplemente dejando pasar el agua por él. Además, es necesario hacer una puerta en el cilindro de forma que posteriormente se pueda fijar el interior de la estufa.

Estufa casera de gas

Si no quieres pasar frío durante el invierno, puedes hacerte una estufa casera con un tanque de gas antiguo, lo único que necesitas es:

  • 3 cajas de 2,5 cm de largo x 2,5 cm de ancho para las patas.
  • 15 kg de cemento refractario.
  • 1 placa de acero de 10 mm.
  • 1 varilla plana de unos 90-120 cm de largo y unos 20x6 mm
  • Tubos de 15-20 cm.
  • 1 malla de soldadura.
  • Depósito de basura.
  • 1 tanque de gas butano, puedes utilizar uno reciclado.
  • 1 acople de tubería para hacer la curva de combustión.
  • Unos dardos de latón (opcional).
  • 1 visagra de acero.
  • 1 tubo de chimenea de 10 cm.

Las herramientas necesarias son una soldadora, una amoladora angular con corte, pulidora y discos de solapa. Un taladro más las llaves inglesas y martillos comunes, etc.

Este tipo de estufa comprada te puede costar unos 600 €, si te la haces tú mismo, no te costará más de 40 €, así que vale la pena.

Cómo construir una estufa

Este es un trabajo que debe ser hecho correctamente para evitar incendios o intoxicaciones por monóxido de carbono, etc. así que necesitarás un buen conocimiento del funcionamiento o bien solicitar el asesoramiento de aquellos que tienen las habilidades necesarias.

Es mejor prevenir que curar cuando se trata de la construcción de una estufa, por lo que tómate tu tiempo y construye algo seguro.

Estufa casera de leña

La estufa de leña que te vamos a presentar tiene un diseño a un cohete. Para fabricarla necesitarás un trozo de cubierta de acero de un pozo de petróleo de 45 cm para el cuerpo, un tubo cuadrado de 15 cm con unas paredes de 0,5 cm de ancho. Para el tubo central puedes utilizar una tubería de acero de pared de 0,5 cm de ancho por 10 cm de alto. Las transiciones del tubo de la estufa tienen que ser altamente resistentes.

La base y la parte superior del cuerpo son la placa de 0,5 cm de ancho. La entrada de aire fresco está montada debajo del tubo cuadrado de la caja de combustión y es 10 cm de diámetro con amortiguadores en el extremo del éter que se pueden ajustar, está soldado sobre un orificio 7 x 15 cm en la parte inferior de la cámara de combustión.

Las patas están hechas con tubos de 3 cm. El cuerpo tiene una puerta hecha de acero. El tubo ascendente se envuelve con tres capas de aislamiento a prueba de fuego y se mantiene en su lugar con un alambre de acero y alambre de gallinero.